Los siete maridos de Evelyn Hugo

@Aguaconcandela

Evelyn Hugo una actriz de los años 50, quien a sus 79 años decide contar la historia de su vida por medio de una periodista llamada Monique Grant a la que contactó. En su lujoso apartamento de Los Ángeles Evelyn habla de sus matrimonios y de su escandalosa vida.

El problema surge cuando Monique duda de ¿por qué la contactó a ella en específico? ya que no es una periodista conocida. Pero esto al final no le importó en lo absoluto porque lo que quería en aquel momento era escribir el libro que ella tanto deseaba, Evelyn quería que contara su vida tal y como había sido, todo esto para darle un impulso a su carrera periodística y que el mundo al fin supiera quien era Evelyn Hugo en realidad. O si siquiera existía esta persona como la conocían.

Lo encantador de este libro es la gran empatía que se alcanza con los personajes. Todos tienen tan alto nivel de humanidad que resulta imposible no engancharse a todos y cada uno de ellos.

Cada personaje actúa desde su individualidad, desde su soledad, desde su personalidad repleta de defectos en la que piensan demasiado antes de actuar o actúan sin pensar. En donde cada personaje lastima a las personas de su entorno y se lastima a sí mismo.

Lo encantador de Los siete maridos de Evelyn Hugo es que la escritora narra cada personaje como cualquier ser humano, aunque sean estrellas de cine. Un ser humano con defectos como cualquier persona que lo decida leer.

Ellos son solo maridos, yo soy Evelyn Hugo.

Evelyn Hugo

El carisma y la energía de Evelyn hace que se meta entre el corazón y la piel. Es una mujer capaz, seductora, encantadora, divina y otros mil calificativos que no son suficientes para describirla, aunque poderosa, humilde y encantadora son las particularidades adecuadas para simplificar esta adulación.

Ella hace lo que sea necesario para seguir siendo ella o para ser la mujer que construyó, para seguir alimentando su nombre y fama. En un mundo tan arcaico y machista como lo es la industria cinematográfica de Hollywood y más en los años 50 donde se tuvo que abrir espacio con lo que tenía.

Porque como dijo Vera Donovan en Dolores Claiborne: “A veces tienes que ser una perra de la alta sociedad para sobrevivir, a veces, ser una perra es todo lo que una mujer tiene para aferrarse”.  

En este y en cualquier medio el cuerpo de la mujer, aunque cueste reconocerlo y más en los 50´ es y fue usado como moneda de cambio o como método de pago.

Evelyn en vez de verse o narrarse como una víctima por tener que usar su cuerpo para salir y brillar en Hollywood lo usa o describe como un arma. Un arma que a su vez fue una defensa a los ataques mediáticos, pero además como un instrumento de placer que todas las mujeres tienen y pueden disfrutar.

Además la protagonista es un ícono feminista en el que afirma y recalca que las mujeres no tienen que ser calladas, comedidas y sumisas. Ella es fuerte, hermosa y poderosa, sabe lo que tiene y sabe como usarlo, es segura y afronta cada situación y oportunidad que se le presenta por los huevos.

Ella es segura y lo demuestra. En este libro Evelyn alza la voz, su voz y la de todas las mujeres escribiendo su vida como le da la gana, haciendo las cosas cuando le dan la gana y como le da la gana de la manera más autentica posible, pero, sobre todo, de la manera más humana posible. A su manera.

Deja un comentario